viernes, marzo 10, 2006

Hallazgos de un jueves

Para una mamá normal, corriente y caribeña como yo, estrenar winter break no es pan comido. Resulta que yo no sé nada de nada. No sabía que todos los museos y centros de ciencias de Montreal despliegan un arsenal de actividades para los niños. Podíamos escoger - por ejemplo - entre ir al Aqualab de la Biosphère, hacer los medallones de Catalina la Grande en el Museo de Bellas Artes o aprender la danza aborigen de la serpiente de agua en el Museo McCord. Entonces vi que en el Museo de Arqueología celebraban los 100 años de la muerte de Julio Verne y para allá nos fuimos.
espacio
Julio Verne posee un sitio especial en la película de mi infancia. Mi papá le tenía admiración y me contaba como este francés escribió sobre naves espaciales, submarinos, misiles, aire acondicionado y helicópteros mucho antes de que se hubieran inventado. De niña leí sus libros (no todos) y mis hijas van por el mismo camino.
espacio
Les conté que a los 11 años Julio Verne se escapó de su casa y abordó sin permiso el barco Coralie, con destino a la India. Quería comprar allá un collar para su amor imposible, su prima Caroline. No llegó a ninguna parte porque antes de zarpar fue detenido por la policía y castigado por su papá. Esta anécdota romántica cautivó a Marianne de pies a cabeza. Ya leyó Viaje al centro de la tierra y La vuelta al mundo en 80 días. Ahora está inmersa en 20.000 leguas de viaje submarino.
espacio
La exposición fue una absoluta belleza: había escafandras, ediciones especiales, las plumas de Verne, modelos de veleros, pulcros manuscritos, arpones antiguos y toda clase de tesoros. Valeria pudo ver por primera vez un enorme cuerno real de narval y ambas se murieron de asco con los frascos llenos de tentáculos verdaderos. Todo con misteriosos sonidos del fondo del mar y luces azules. Además, el show multimedia sobre la historia de Montreal casi nos saca lágrimas, disfrazarse de campesinas de la colonia fue genial y el pequeño cementerio de los pioneros nos dio escalofríos.
espacio
Con las uñas pintadas
es

Fragmentos de vajilla inglesa, huesos de cordero, cuentas francesas de vidrio...
lsksksddja

Luego nos invitaron a realizar actividades arqueológicas en el edificio contiguo, una estación de bombeo en desuso. La favorita fue una mini-excavación. Las niñas aprendieron técnicas de búsqueda, recolección y registro de hallazgos. Limpiaron las piezas como profesionales y las clasificaron por comparación en el “laboratorio”. Las pobres sudaron para escribir el informe en francés, pero estaban encantadas.
espacio
Apenas esta actividad comenzó, me di cuenta del efecto que tenían las manos de mis hijas en la guía y la mamá que estaba a mi lado. La noche anterior, las chicas habían tenido una sesión de belleza con una amiga. Como resultado, Valeria tenía las uñas de una mano pintadas de escarlata al estilo Moulin Rouge y las de la otra negras como una gótica borracha. Marianne, por su lado, se lució con sus diez uñas de negro brillante salpicadas de lunares fucsia… Llenas de orgullo, señalaban apuntando bien con la uña, tomaban las piezas minúsculas haciendo pinza con los cinco dedos y exageraban los ademanes para mostrar su maravillosa manicure. Yo les sugería ¿Por qué no usan los guantes, como los verdaderos arqueólogos?, pero nada. Mis arqueólogas son del tipo fashion. Definitivamente.

Nota: Hoy sábado las niñas quisieron ir de nuevo a este mismo museo y aproveché para hacer una foto del poster de Julio Verne. Por eso cambié la imagen.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

En serio que cuando vaya a Montreal con mis locos no me pierdo algunos museos, pero los varones son diferentes, menos tranquilos. A mis hijos les gustan mucho los museos menos los de arte.

David Sué

Anónimo dijo...

Que hermosura Jaque
sigue escribiendonos todo, todo

Carla

Anónimo dijo...

Puedes poner la web de ese museo. Yo también vivo en Montreal pero no lo conozco, es el del puerto?

Amanda

Jacqueline dijo...

Bienvenidos!
no sé por qué no puse el link del museo. Si es el del puerto. Ahora mismo lo arreglo,

Gracias!
Jacqueline

Camila dijo...

Dios mio..que maravilloso lo de las uñas!! a mi me encantaron!! ya lo sabias!!

besos

y los extraño!! que bien lo pase..

Gracias,,gracias y mil gracias por la linda acogida!!

Victoria dijo...

Cuando vaya a Montreal con Eu nos llevas. También nos pintan las uñas.

beetle dijo...

HOla Chiquilla!

Respondiendo el comment que me dejastes:
- La informacion que te debia la envie a tu correo hace un ratico.
- Todavia no lloro por el aji dulce, pero deja quiero que trate de hacer caraotas negras solo con pimenton para que veas como si empiezo!
- Antojos no tengo. Lo mas pareceido fue un dia que me dio por comer pizza, ALMUERZO Y CENA, q tal?
- Las fotos del mercado te las debo. Normalmente no cargo la camara siempre conmigo (deberia...). Creo que en el Super me mirarian con cara de loca si me ven sacando fotos!

Tartufa dijo...

Julio Verne también me gusta y lo lei como tu en la infancia...
La exposición bellisima y tus nenas que lindas todas fashion ellas!!!
Un abrazo,

Oceanida dijo...

Que envidia.
Me gusto el post mucho, casi podia verme alli totalmente asombrada, inspeccionandolo todo, buscando mas indicios, mas claves.
Julio Verne las tenia, lo se.

Te voy a contar un secreto: El Capitan Nemo siempre fue mi amor platonico, hasta que vi la pelicula "Le Grand Bleu" y me enamore de Enzo, el protagonista.

Gracias por mostrarme este post, tu blog es muy bonito Jacqueline, me gusta mucho.

Oceanida dijo...

Quise decir Jaques Mayol, sorry, Enzo era el amigo.
Aunque no se si la has visto.

Es superpreciosa.

dopzihon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dopzihon dijo...

este post, como todos, me ha sacado una sonrisa, gracias :)


julio verne<3