jueves, enero 26, 2006

Mi primera caída en hielo



No fue patinando. No estaba tratando de ser el tipo de mamá cool que se desliza graciosamente sobre el estanque congelado para jugar con sus niñas. Yo más bien estaba caminando como una tortuga, como una anciana artrítica, agarrándome de todo lo que podía, para llegar de pie y con un mínimo de dignidad al colegio de Valeria. El suelo tenía un poquito de hielo regado por todas partes y mis botas parecían untadas con vaselina. Sufrí, sudé y temblé. Ya de regreso, muy triunfal y desprevenida, pisé un hielito, volé por el aire, caí de costado, quedé despatarrada con las piernas al aire y las botas apuntando al cielo. En plena puerta del colegio. Valeria puso cara de horror, la pobre. Me dolió hasta la nariz por dentro. Me levanté sacudiéndome la nieve del pelo, prácticamente sin orgullo y con ganas de gatear hasta la casa. El papá de Godny, un señor de Sri Lanka que me da miedo porque es como intenso, me dijo más tarde que yo estaba siempre bajo El Ojo de Dios. Le respondí "Parece que Dios no me estaba mirando cuando me resbalé". Entonces el papá de Godny me perforó las pupilas con su mirada tamil y dijo: "Quizás no has rezado lo suficiente"... Si supiera... pero no le digan porque le tengo miedo.

6 comentarios:

Tweesita dijo...

Buenísimo el cuento prima... espero, en serio, que no te lastimaras al caer patas arriba, físicamente hablando, porque lo del orgullo como que ha quedado claro... Eso me recuerda a aquel episodio que no presencié pero que me has contado muuuuuuuuuchas veces, en Aranjuez, aquel verano... la terracita, el mantel, la cámara lenta... jajajajajajaja... Eres única describiendo situaciones de verdad que sí... ¡¡¡me encanta!!!. Y ya sabes, en cuanto leas esto, a rezar... más rápido que inmediatamente.

Jacqueline dijo...

Cómo lamentas haberte perdido el pequeño espectáculo que di en Aranjuez, verdad? Aún no te lo perdonas...

Anónimo dijo...

Ouch!

mp

Anónimo dijo...

Eso me dolió!!!

Emy

Anónimo dijo...

Dios pestañea de vez en cuando.

Adriana

dopzihon dijo...

de película, me imaginé al señor de sri lanka como si fuera morgan freeman jajaja